ULTRAVIOLETA DOUBLE EMITTER y SINGLE KIT 
para conducto del aire y splits


- Equipado con LÁMPARAS ULTRAVIOLETA de amalgama profesionales con filamento exterior, hasta 5 veces más potentes  que las ultravioletas convencionales.

- Trabaja en el interior del conducto o en minisplit y se instala en 15 minutos.

- Desactiva el ADN del Covid-19 y demás patógenos en un segundo de una pasada a 5m/s. Indicados para residencias privadas y establecimientos con equipos de gama media.

- Mantiene limpia la bandeja y el radiador de la máquina evitando la formación de biofilm y el mantenimiento anual.
- De paso también, termina con la gripe, legionela, meningitis, hepatitis, varicelas, etc.
- Garantía de 2 años en lámparas y 6 años en controladores.

emitter2.jpg

William P. Bahnfleth, The Pennsylvania State University - Wladyslaw J. Kowalski, Immune Building Systems, Inc. - Mark T. Hernández,  University of Colorado

emiter1.jpg
emitter2.jpg
INFORMACIÓN TÉCNICA

¿Que es la luz ultravioleta? La luz ultravioleta (UV) es una forma de luz invisible para el ojo humano. Ocupa la parte del espectro electromagnético entre los rayos X y la luz visible.

 

El sol emite luz ultravioleta, pero la mayor parte es absorbida por la capa de ozono de la Tierra. Todo el espectro UV puede matar o inactiva los microorga-nismos, evitando que se repliquen. 

 

La energía UVC a 253.7 nanómetros proporciona el mayor efecto germicida del 99,9999% superior a filtros y productos de limpieza especializados. La aplicación de energía UVC para inactivar microorg-anismos también se conoce como irradiación germicida o UVGI.

Es obvio pues deducir, viendo la proporcionalidad entre los estudios, que cuanta más descarga lumínica menor probabilidad de supervivencia. En la curva de Kowalski con 5461 mw-seg/cm2 la aniquilación es del 99,999% que es aproximadamente la potencia calculada en nuestros sistemas por metro y medio lineal según la distancia al objetivo.

Por tanto, la descarga lumínica que aplica nuestro sistema en el interior de un conducto de 1 metro de diámetro es casi 10 veces superior a la del estudio de la Universidad de Houston.

Por otra parte, se han publicado hace escasas fechas dos estudios, uno realizado por la Universidad de Seúl para la empresa Seoul Viosys, que confirma por primera vez en el mundo, la destrucción del COVID-19 en 30 segundos al 99,90% con UVC emitida con un led interior de automóvil de 8W, que equivale a unas 160 veces menos dosis que nuestro sistema.

Las enfermedades infecciosas transmitidas por el aire son una de las amenazas más graves para la salud relacionadas con los equipos de climatización. En entornos como hospitales, clínicas, gimnasios, escuelas, centros de cuidado de ancianos, hoteles, oficinas, etc, el sistema de aire puede propagar patógenos en el aire que amenazan la salud de los usuarios y exponen a los propietarios de las instalaciones a riesgos de responsabilidad. Hasta la llegada de la pandemia del Covid19, la sociedad española no le había dado la importancia que se merece a este problema. La desconfianza que existe en gran parte de la población por volver a estos lugares que resultaron ser focos de contagio es manifiesta.

La transmisión del coronavirus en el aire se da de dos maneras que varían según el tamaño de la expulsión de la gotícula potencialmente infecciosa en la que está el virus:
1.- Gotas infecciosas grandes: Los virus encerrados en moco/saliva/agua son aerosolizados por el infectado. Estos caen rápidamente al suelo/superficie/piel después de viajar hasta 1,5 metros debido al habla, a tos o estornudo.

2.- Pequeñas gotas infecciosas: El revestimiento de moco/agua comienza a evaporarse. Estas gotas viajarán de 2 a 8 metros antes de caer al suelo/superficie/piel. Estas gotas pueden convertirse en núcleos de gotitas infecciosas. La capa de moco/agua se ha evaporado totalmente dejando solo el virus. Los núcleos de gotitas son tan microscópicos (el tamaño de los virus suele ser de 0,01 a 0,3 micras) que pueden permanecer en el aire de minutos a horas, dependiendo del flujo de aire y corrientes, de la humedad y de las propias características del virus, pasando al sistema HVAC y pudiendo amplificar el contagio del virus.
Afortunadamente, nuestra empresa aplica dos de sus soluciones, los EMITTERS dobles para conductos de aire y los kits sencillos para unidades independientes y splits.
 
Nuestro sistema de desinfección equipado con lámparas UVC de alto rendimiento mata a los patógenos en el aire de forma continua de una sola pasada.
La EPA (Agencia de Protección Ambiental de los EE. UU) informó que los dispositivos de Ultravioletas-C lograron una destrucción del 99.96% en una sola pasada en bacterias en el aire, 99% en virus y 96% en esporas.

La mejor defensa para eliminar rápidamente estos microorganismos es precisamente instalando en los conductos del aire acondicionado nuestro sistema UVC EMITTERS. Este sistema es un germicida de altísima potencia de UV de onda corta que, compuesto por varios racks en función de las proporciones y prestaciones de cada HVCA, destruye o daña irreversiblemente el ADN de todos los microorganismos en un segundo. Además, no emite ozono siendo su toxicidad totalmente nula.

Para conseguir estos objetivos, P.B.I. estudia, calcula y verifica de forma independiente cada proyecto para conseguir el objetivo perseguido de forma holgada. Nuestros racks y lámparas de última generación de baja presión ofrecen la mayor salida lumínica unitaria de la industria: 750 microwatios por cm2 de vidrio en 1 segundo medidos desde una distancia de 1 metro. Nuestras soluciones son calculadas en base a la tabla mundialmente reconocida y seguida por la industria de los EE.UU. para la eliminación del virus SARS que consta a continuación. Según la tabla Kowalski el coronavirus SARS es aniquilado en un 99.999% con una intensidad de luz de 5461 microwatios al segundo/cm2.

Asimismo, el 20 de mayo la Universidad de Columbia anunció que los rayos UV germicidas pueden inactivar el SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19. 
 
El Dr. David Brenner realizó las pruebas preliminares en su laboratorio en la Universidad de Columbia, con tecnología Violet Defense y encontró que la energía UV es muy eficiente para matar el virus SARS-CoV-2. El Dr. Brenner es el director del Centro de Investigación Radiológica y especialista en rayos infrarrojos y ultravioletas. 
 
Las pruebas incluyeron la exposición del virus SARS-CoV-2 a la radiación UV en un lugar seguro, y luego midieron la cantidad de virus, que como resultado quedó inactivo en su totalidad. En este momento no conocemos otros detalles del estudio, como la dosis utilizada.

El anuncio se realizó durante una conferencia de prensa con la Autoridad de Transporte Metropolitano (MTA) de la Ciudad de Nueva York. El MTA y el Metro de Shanghái ya están equipando todos sus vagones con tratamiento de rayos UVC y los están desinfectando diariamente.
El último y definitivo estudio lo acaba de presentar el 16-06-2020 el Laboratorio Nacional de Enfermedades Infecciosas de los EEUU en la Universidad de Boston, donde acaban de demostrar la inactivación al 99,99% del Covid-19 en 6 segundos con una dosis de ultravioleta C tan baja como 5mw-seg/cm2. Nuestros equipos trabajan con 48 veces más potencia.
Es razonable concluir por tanto que el Covid-19 no es especialmente un virus difícil de inactivar con rayos ultravioletas, más bien todo lo contrario. Nuestros equipos van sobrados de potencia para el Covid-19, pero dicha potencia tiene que ser suficiente para otras bacterias y virus más difíciles de eliminar.

Recientemente en los últimos días la empresa Renfe, ha confirmado que va a instalar dispositivos de tratamiento ultravioleta UVC en todas sus unidades empezando por el AVE y la empresa Talgo ya los va a empezar a instalar en sus sistemas para esterilización y purificación de aire. 
 
Estos resultados no sorprenden en absoluto, ya que la mayoría de los virus y bacterias tienen una elevada y muy rápida sensibilidad a los rayos UVC. Como se ha venido demostrando en varios estudios, esta es la inactivación de alguno de ellos con una descarga de 1400 mw- seg/cm2 a 5.04cm de distancia medidos en segundos: adenovirus 0,10s, virus de la gripe 0,23s, virus de células de fagocitos 0,20s, virus del pollo 0,80s, virus coxcackie 0,08s, rota virus 0,52s, virus ECHO 0,73s, virus ECHO1 0,75s y virus de la hepatitis B 0,73s. También algunas otras bacterias conocidas son eliminadas rápidamente como: tuberculosis 0,41s, difteria 0,25s, botulismo clostridio 0,80s, pseudomonas 0,38s, tétanos 0,33s, salmonella 0,57s, bacilo disentería 0,15s, colibacilo 0,36s, sisella 0,29s, legionela 0,20s y estreptococo 0,49s. 
A partir de estos datos, podemos ver los grandes beneficios que implica destruir todos estos peligrosos patógenos en ambientes de trabajo y las ventajas que supondrán para las empresas al relacionarlo con el absentismo laboral por enfermedad. Por esa razón en grandes empresas la amortización de la inversión es rápida.

Nuestro sistema de racks se instala generalmente en el conducto principal de impulsión, eliminando los posibles patógenos que ha captado del retorno y del aire nuevo del exterior. Así de esa manera el 99,999% del aire que luego se distribuye por todas las rejillas de salida está libre de carga biológica.